Club Obras Sanitarias

Tocino analiza el Tenis de Mesa

Santiago Tocino, encargado temporal del Tenis de Mesa del Club Obras, analizó el presente de la disciplina ante el viaje de trabajo que afecta al coordinador Oscar Roitman.

El entrenador reflexionó sobre el concepto de competencia en un deporte con mucha proyección en la institución. Además, remarcó la importancia de contar con los hermanos Ding, recientemente reclutados e indicó cómo será el futuro hacia el fin del 2017.

¿Cómo se está ejecutando el trabajo diario?
– En este momento estoy tomando todas las horas de Oscar Roitman por su viaje de trabajo. Seguimos manteniendo el mismo funcionamiento. Las clases continúan extendiéndose entre cuarenta minutos y una hora y estoy acompañado por los profesores del colegio.

¿Cómo se trabaja para inculcar el concepto de “competición” en los más chicos?
– Se va haciendo a través de trabajos recreativos. Al principio son, casi todos, juegos aplicativos del deporte más que una competencia. De a poco les introducimos los golpes principales del deporte. Hay un número de impactos a la bola que cada uno de los jugadores debería poder dominar para practicar el tenis de mesa. Luego incorporamos los reglamentos. Es ahí donde se comienza a llevar al jugador hacia el lado de la competencia.
En este momento estamos compitiendo en una Liga Infantil que organiza FACCMA. La entidad nos ha convocado desde inicios del 2016. Por otro lado, con los más grandes fuimos a los Inter Escuelas que organiza la Federación Bonaerense de Tenis de Mesa.

¿Cuánto énfasis se pone sobre la mentalidad y la técnica durante la formación?
– Trabajamos mucho las dos cosas. Al principio se aporta muchísima importancia a la técnica porque es lo que te permite poder ejecutar todos los movimientos con mayor soltura. Después se aplica mayor importancia a lo mental, cuando el jugador ya se encuentra en el circuito competitivo.
En los deportes individuales el estado mental es uno de los aspectos más importantes.
Pero ambas se trabajan en paralelo. No creo que se lo mental sea más trascendental que lo técnico, o viceversa. Simplemente son etapas distintas de la formación profesional de un jugador.

¿La presencia de los hermanos Ding hace que el resto de los integrantes suban su nivel?
Cuando se compite con gente que hace rato que está en el ambiente, es inevitable que el nivel del resto crezca. Estamos intentando que la actividad en el Club pueda subir cualitativamente. Eso nos va a ayudar a que todos los integrantes puedan obtener el nivel que los hermanos Ding demuestran.

¿Qué objetivos tiene la disciplina hacia el fin de año?
– Tenemos dos jugadores que clasificaron a los Juegos Evita que se disputarán en Octubre. Queremos terminar la Liga FACCMA de la mejor manera y proyectar como trabajaremos el año entrante. Para eso estoy esperando la vuelta de Oscar Roitman para poder sentarnos y marcar el programa de trabajo para 2018.