Club Obras Sanitarias

Tomás Hoffmann: el primer cinturón negro del taekwondo del Instituto Obras

Tomás Hoffmann se convirtió el último 13 de diciembre en el primer alumno del Instituto Obras en lograr ser cinturón negro de taekwondo. El chico de séptimo grado practicó este deporte desde sus cinco años, cuando estaba en preescolar, y siempre lo hizo en la institución de Núñez.

«Significa un gran logro para mí porque me preparé mucho tiempo para llegar a eso. Fue bastante complicado en especial porque me preparé durante la cuarentena por Zoom con la ‘Sabo’ (Sabonim: profe Adri). Tuve que rendir un examen de dos horas. Tuve que estudiar mucha teoría también y entrenar sobre los distintos movimientos», contó Tomás.

Por su parte, la entrenadora Adriana Lo Giusto, expresó la relevancia de este logro: «Para mí como instructora es muy importante porque él comenzó en jardín y con su perseverancia (doctrina del TKD) logró llegar a su meta. Es muy importante verlo crecer». Además, destacó: «Son muchos años de entrenamiento y muchas veces no llegan y abandonan en el camino».

Tomás es un chico como cualquier otro, que encontró en esta disciplina un lugar especial, donde pudo poner todas sus virtudes, no solo de talento sino las personales, en juego. Y lo hizo muy bien: «Es el deporte donde me siento seguro y siento que puedo mejorar día a día y superarme. Lo que aprendo en Taekwondo me sirve para la vida porque en realidad es más que un deporte, es un estilo de vida. Me gustaría seguir practicando Taekwondo con Adri», declaró.

Tomás tras su primer examen, hace seis años.

Más allá de su corta edad, las cosas estaban claras hace un tiempo para Hoffmann, y probablemente eso lo haya llevado a obtener algo tan complejo: «Siempre tuve el objetivo de llegar a ser cinturón negro. Quizás al principio cuando era chiquito era más un juego, pero apenas me compraron el dobok (el uniforme de Taekwondo), ya me lo tomé más en serio», recordó.

Finalmente, Tomás destacó una vez más la importancia de su instructora: «Me ayudó a llegar hasta cinturón negro, me enseñó como hacer los movimientos, como hacer las posiciones, los valores del taekwondo, a respetar el taekwondo y además la quiero mucho y le quiero dedicar este logro a ella, porque sin ella no lo hubiera logrado».

¿Cómo se llega a ser cinturón negro?

Para comprender la magnitud de este logro, es necesario entender cómo funciona el progreso de un deportista en el taekwondo. Lo Giusto explicó: «El Taekwondo ITF ,que es el estilo que enseño, consta de 5 colores o gups y 5 puntas. Cuando un estudiante comienza es cinturón blanco, décimo gup. Cada 6 meses o más, dependiendo de actitud, compromiso y trabajo en las clases, pasa de blanco a punta amarillo».

«Ellos deben estudiar historia de Corea, doctrinas, posiciones de piernas y alturas. Cada cinturón se hace mas complejo por eso para llegar a 1er dan (así se llama al cinturón negro), tarda tanto tiempo. Los colores son: blanco (10mo gup), blanco punta amarilla ,amarillo, amarillo punta verde, verde, verde punta azul, azul, azul punta rojo, rojo, y rojo punta negro (1er gup)», comentó Adriana. Luego de todo eso, que toma años, se llega a cinturón negro (1er dan).

Lo Giusto, quien además de ser instructora en Obras, es 5to dan y árbitro internacional, cerró: «El examen es internacional. Cuando rinde, se inscribe en la página de la International Taekwondo Federation, lo que significa que en cualquier lugar del mundo es reconocido».

Para concluir, Tomás también compartió parte de su explicación, con énfasis en el esfuerzo que conlleva: «Se llega de a poco, obteniendo distintos cinturones, y este último lleva más preparación para poder conseguirlo. Para este cinturón tenés que entrenar por lo menos un año para poder dar el examen».

Tomás y su instructora, Adriana