Club Obras Sanitarias

Pasado, presente y futuro de Obras

El 2016 va quedando atrás para Obras Rugby. Por eso, es momento de balance. Julián Maidana, fullback del plantel superior, fue el encargado de hacer un repaso de todo: el ascenso a la tercera división, el rendimiento que tuvo el equipo y la etapa tradicional de seven.

-¿Qué balance hacés de la temporada que hicieron en el Grupo IV de la URBA y qué esperás encontrar en la tercera división en 2017?
-Nos espera un año duro en tercera. Va a ser parecido a este, pero con la inclusión de varios equipos de mejor nivel. Eso va a hacer que sea un poquito más competitivo. La verdad que en lo deportivo cerramos muy bien. Fuimos de menor a mayor, jugando mal al principio y encontrando nuestro nivel con el correr de los partidos. Terminamos mostrando una muy buena imagen contra Hebraica, así que el balance es positivo.

-¿El objetivo es mantener el plantel?
-Claro, en primera apuntamos a bancar el número de gente que tenemos. Se hace difícil sumar gente en las condiciones en las que estamos, por eso creemos que la clave es sostener la base. Y, además, tratar de armar una estructura en juveniles para que no nos vuelva a pasar lo de hace un par de años, cuando descendimos por no presentar las divisiones formativas. Para eso hay que seguir captando chicos.

-¿En lo personal que análisis hacés de tu aporte en la competencia jugando de fullback?
-Personalmente no tuve un año muy regular. Sufrí varias lesiones de menor importancia, pero que me cortaron la regularidad. Recién sobre el final del torneo pude ponerme en estado y tener continuidad. Cuando uno entrena y está a la par de sus compañeros se empieza a sentir bien.

-¿Qué es lo que tienen que repetir y que mejorar para encarar la exigencia que tendrá la tercera división?
-La clave va a estar en no bajar la cantidad de gente y seguir entrenando con todos ellos o más. Insisto con eso. Somos los jugadores los que mantenemos a Obras en esta posición, porque hacemos mucho esfuerzo con lo poco que tenemos. Con el compromiso de la gente que está demostramos que podemos lograr grandes cosas. Hay mucho material en el plantel, mucha juventud. Y después, el nivel de juego va a ir mejorando de a poco. Eso se va a ir dando con los entrenamientos.

-¿Cómo están en el circuito de seven tradicional de fin de año?
-Ya cumplimos con la etapa obligatoria, que es la de DAOM. Cosechamos una victoria y una derrota y no pudimos acceder a las etapas finales del torneo. Por lo pronto es el único que jugamos de este tipo. No se si está en mente jugar otro. También está el seven de gordos, que son los primeras líneas. Seguramente participe nuestro equipo.

-¿Qué características particulares tiene que tener un jugador para desempeñar en esta modalidad de rugby?
-Generalmente lo juegan las personas más aeróbicas, con más capacidad física y velocidad. No importa tanto la posición que ocupe en el rugby convencional. El seven es bastante desgastante y hay que correr todo el tiempo. Son 14 minutos de partido en los que hay que dejar todo en la cancha.