Club Obras Sanitarias

El desarrollo anual del Rugby

rugby

Obras Rugby finalizó el año competitivo con buenas vibras. En un año de desarrollo para la disciplina, el aurinegro formó parte de la tercera división y buscó el ascenso.

En el año del Centenario, el Rugby en Obras tomó ese acontecimiento como una motivación. Bajo todos los puntos de vista, ese hecho movió las fibras e incentivó al constante crecimiento a lo largo del 2017. Si bien el plantel superior disputó la Zona Campeonato, la finalización en el 7mo lugar no le permitió pelear por su principal objetivo: el ascenso. A pesar de esto, se destacó la fuerte búsqueda de identidad en un equipo joven, que demostrará mejores armas en el 2018. La formación de los últimos años y el profesionalismo en jugadores de bajo promedio de edad, despertó la ilusión para los más grandes.

Durante el 2017 se fomentó el desarrollo de jugadores para que, el próximo año, lleguen con mayores fuerzas a la primera del club. Además, Obras Rugby siempre se caracterizó por mostrar una fácil adaptación, lo que ayudará a que estos chicos aprendan e incorporen rápidamente los valores del equipo y puedan desenvolverse como líderes.

Con un año superador en cuánto al desarrollo de jugadores menores, el principal objetivo para el 2018 es trabajar sobre el mismo lineamiento. A través de la posibilidad de saltar de las categorías formativas al equipo mayor, Obras intentará ganar experiencia y, con una buena pretemporada, ir en busca del ascenso a la Segunda División.

Los Infantiles no disputaron Campeonato, ya que contempla de los 6 a los 14 años, sin sumar competición. El grupo humano fue increíble, desde los niños que formaron parte hasta los padres, consolidando una familia y gestando un enorme crecimiento.
Obras tuvo dos divisiones Juveniles en el año (U16 y U17). Ambas de ellas padecieron un plantel corto, lo que condicionó el recambio al momento de las lesiones. Disputaron la Zona Desarrollo a lo largo del 2017, completando su participación en la temporada de manera íntegra.