Club Obras Sanitarias

Sensaciones luego del Nacional

Pasó el Campeonato Nacional de Menores e Infantiles de natación distribuido en jornadas intensas y llevadas a cabo en el Club Náutico Sportivo Avellaneda de Rosario. Lo principal en este grupo de seis representantes del Club Obras Sanitarias fue mantener las marcas, pero sobre todos los puntos tener al grupo unido, como equipo y brindar apoyo entre los compañeros, una de las claves más importantes.

Fueron cinco días de torneo. La delegación aurinegra encabezada por el entrenador Nicolás Bruzoni arribó el martes al mediodía. Ya por la tarde hicieron la prueba de pileta para que los chicos la reconocieran. Luego, realizaron la reunión de entrenadores en la que se habló cómo sería la dinámica del grupo, torneo y si habría algún cambio durante las jornadas. Se definió quiénes fueron los partidores, las vueltas, la zona de pre-competencia, entre otros aspectos.

Las marcas de los chicos fueron:

-Jerónimo Amaya alcanzó el puesto 28° en los 200 metros libres, en los 50 metros espalda quedó 31°, 100 metros libres quedó 21°, 50 metros libres salió 23° y en los 50 metros pecho quedó quinto.
-Malena Corrales Petrocelli corrió tres pruebas: quedó cuarta en los 50 metros pecho, 22° en los 50 metros mariposa y quinta en 100 metros pecho.
-Santiago Corrales Petrocelli participó en cuatro carreras: en los 100 metros pecho culminó 19°, 50 metros mariposa en el 33° escalón, 24° en los 50 metros espalda y, por último, en los 50 metros pecho llego al 14° puesto.
-Guillermina Gareis corrió en dos pruebas y quedó 40° en 50 metros espalda y 42° en los 100 metros espalda.
-Felipe Jiménez Marinac en la única prueba: 27° en los 100 metros mariposa.
-Martina Tripodi quedó 31° en los 50 metros mariposa, en 50 metros libre en el puesto 29° y 37° en los 100 metros espalda.

El profesor Nicolás Bruzoni, responsable del grupo, comentó: «La verdad es que me fui muy contento. Fue mi primera experiencia como entrenador en un Nacional y viajar con ellos seis me hizo sentir realmente cómodo. Los padres que viajaron estuvieron muy atentos y siempre fueron responsables. A los chicos no les faltó nada en ningún momento».

En cuanto a la participación de los chicos, el entrenador dijo: «Es meritorio para ellos también el esfuerzo que, mientras algunos estuvieron de vacaciones, ellos seis junto a los 500 nadadores se levantaron a las seis de la mañana para desayunar y a las 7:30 ingresaron al agua, momento en el que comenzara el horario de ablande».

En general, el rendimiento de los chicos fue bueno, ya que mantuvieron sus marcas. «Fue un torneo con una organización difícil o controversial en los que muchos entrenadores no estuvimos de acuerdo en varias cosas, pero con respecto a los chicos nadaron muy bien técnicamente, mejoraron algunos errores que tuvieron previamente, concentrados, le prestaron atención a las indicaciones», agrego Bruzoni.

Teniendo en cuenta el rendimiento de los chicos, el profesor argumentó: «Fue un torneo para crecer y aprender que no siempre las cosas son como uno espera y que a veces hay que golpearse la cabeza para aprender. No siempre está todo servido y esto les sirvió para saber en qué nivel se ubican con el resto del país».

Entre esta delegación aurinegra, cinco de ellos concurren en condición de alumnos al Instituto Obras; a excepción de Jerónimo Amaya.