Club Obras Sanitarias

La natación, una escuelita con proyección en el club

La escuelita de natación es una actividad bastante concurrida y, a pesar del frío del invierno, una de las que más atrae a los chicos de todas las edades. Entre los diferentes niveles se encuentran como profesores Nicolás Bruzoni, Sofía Sorbello, Diego Cristaldo, Tamara Elizondo, Lara Carrizo y Lourdes Pando. Fue el primero, el Colo, quien justamente soltó una frase clara: “El agua es un imán para los chicos”.

La disciplina se dicta, para alumnos de hasta 13 años, todos los lunes y miércoles de 16 a 18 horas, pero siempre con una proyección, como comentó el docente: “Lunes y miércoles viene toda la escuelita, y los viernes vienen solo los que son parte del pre-equipo, que ya tienen una antigüedad, metros acumulados de años anteriores”. Además, recordó que él se sumó a la institución en 2014 y que, ya con varios años encima, “ahora es construir y darle para adelante”.

En cuanto a la manera de dictar las clases y lo que intentan con los niños de tan temprana edad, el profesor explicó: “Al principio es más que nada que ellos sientan como el agua les afecta, estando quietos, que si mueven una parte del cuerpo, si sacan una parte fuera del agua, que entiendan qué pasa y como se modifica su cuerpo, desde ahí empieza el descubrimiento del agua. Después toda la parte subacuática es más de la comodidad y la apnea, luego de a poco empiezan a construir el movimiento de brazos y las piernas, y después todo eso sumado con la respiración y el empuje de la pared ya empiezan a trabajar con los desplazamientos, sin una técnica depurada pero sí con el conocimiento básico de su cuerpo en el agua”.

Con respecto al desarrollo de los chicos y el aporte de la natación, Bruzoni respondió: “Les da una construcción armónica del cuerpo, un desarrollo del esquema corporal no sólo en tierra sino también en el agua, que eso no todos lo tienen, así que la verdad que eso es un gran beneficio. Favorece la circulación, la presión, a ellos les ayuda a que tienen que comer bien, porque uno quizás cuando está en el agua no siente que se deshidrata o que tiene hambre, pero cuando sale del agua se da cuenta de que está transpirando, que tiene hambre, entonces es importante que entiendan que hay un tiempo para merendar, lo cual después lo van a usar. Eso también les da ciertas nociones que si después eso lo proyectamos a largo plazo o en el siguiente paso del federado, ya es más control de ellos, de si están comiendo bien, si no, si lo que comen los reditúa energéticamente para lo que quieran nadar”.

Dentro de Obras como institución, entre el instituto y el club, los chicos pueden crecer como nadadores y todo ese proceso, a cargo de los entrenadores, lo describió el Colo: “La idea es que pasen primero por la escuelita formativa, después vienen los promocionales, que es donde empiezan con los primeros torneos que se compiten todos los sábados a la mañana, y después vienen los federados que ya tienen por ahí entre 4 y 6 torneos por año con más exigencias de pruebas y con determinadas marcas. Pero como les decimos a todos, la idea es construir el hábito del agua, y darles todo el enriquecimiento técnico que podamos. Si después ellos quieren nadar, se necesita de decisión y compromiso de ellos, de ir a nadar todos los días”.

Además, agregó: “Que de 4 a 6 lo tengan ocupado con el agua es un gran beneficio, porque al saber que tienen un bloque de tiempo para aprovechar, lo aprovechan al 100% para con el colegio o para con el agua. No es que es ‘después la hago’, no. Es ‘tengo este tiempo y lo tengo que aprovechar’, entonces con el colegio también es un buen complemento.

Para concluir, Nicolás repasó lo que ve de los alumnos y cómo disfrutan de la actividad: “Les gusta, es un imán para los chicos, eso está bueno y lo tenemos que saber usar a favor. Quizás a veces es más complicado con el invierno, por los resfríos, o cuando llega la mitad y el fin de año con las pruebas, entonces a veces es difícil que complementen el agua con cuando ellos necesitan estar más concentrados con los exámenes, pero en general les gusta, saben que van al agua y la pasan bien, y eso es saber usarla a nuestro favor”.